Hace varios años, un amigo me hizo esta pregunta: “¿Cual voz andas escuchando?”. Al reflexionar sobre esta pregunta, penetró en mi mente y mi corazón de una manera que nunca he olvidado. Hay una tarjeta de 3×5 en el espejo de mi habitación y otra en mi oficina para recordarme que necesito practicar la disciplina de escuchar e inclinarme para hacer algo que no es fácil.

Como la mayoría de los líderes, prefiero hablar que escuchar y realizar múltiples tareas en lugar de disfrutar del silencio. A menudo encuentro que mi estilo de vida contribuye al ruido que me impide escuchar.

El ruido puede tomar diferentes formas en la vida del líder. Como líderes del ministerio, a menudo tenemos más responsabilidades que el tiempo, lo que puede crear el “ruido” de hacer y salir, hablar y resolver problemas, cuidar y estudiar, etc. Estas son cosas buenas que debemos hacer para ser efectivos líderes.

Pero hacer todo eso plantea la pregunta:

¿Mi horario, mi tiempo, mi vida se parece a la de una persona que quiere escuchar la voz de Dios?

Durante la última década, me he tomado un tiempo antes del comienzo del Año Nuevo para pedirle al Señor que me dé una palabra para el próximo año. Mientras oraba al respecto por este año, sentí que Él me estaba dando la palabra, escucha. Si soy sincero, no quería que esa fuera mi palabra para 2020. Quería una palabra más espiritual como discernimiento, sabiduría o visión (después de todo, ¡es el año 2020!).

Escucha sonaba tan desafiante y humillante. Mi primer pensamiento fue: “¿Dios quisieras que yo aprenda a escucharlo, o me estas pidiendo que hiciera un mejor trabajo escuchando a los demás?” De cualquier manera, sonaba difícil porque me gusta estar ocupado; Prefiero trabajar para lograr algo que tomarme el tiempo de escuchar. ¡Escuchar requiere silencio y el silencio no es mi fuerte! Pero no pude escapar de la realidad que sentí que escucha era mi palabra para este año.

¿Por qué a muchos de nosotros nos resulta difícil elegir una postura de escuchar? Estoy especulando que es porque creemos que los líderes son hacedores. Ven problemas y circunstancias y se ponen en acción. Después de todo, las personas tienen expectativas de sus líderes, y esas expectativas incluyen la toma de decisiones y el progreso en el ministerio. Pero, ¿qué pasa si estamos saliendo de un vacío y no de un lugar de discernimiento?

¿Cómo es ser un líder que escucha? Lucas 8:18 lo resume bien: “Por lo tanto, considera cuidadosamente cómo escuchas. Al que tiene se le dará más; quien no tenga, incluso lo que creen que tienen se les quitará ”. Creo que hay algunos pasos simples pero profundos que nosotros, como líderes, debemos tomar todos los días para ser mejores oyentes y mejores líderes.

1. PRACTICAR SILENCIO

Todos los días tranquiliza tu mente y tu corazón ante Dios porque crees que Él es para ti y contigo. Cree en la presencia de su presencia.

2. ESCUCHA CON EXPECTATIVAS

Es posible que no tenga momentos de “ah ja” todos los días, pero la probabilidad de escuchar su voz es mucho mayor cuando esperamos que él hable.

3. LEA LAS ESCRITURAS PARA LA RELACIÓN

Como líderes y pastores, podemos tener una tendencia a leer la Biblia porque necesitamos preparar un sermón o una lección, y perdemos la vitalidad de su palabra para nosotros. Lea la Biblia por la pura alegría de estar con Dios.

Como líderes cristianos, no hay nada más importante que nuestra capacidad de escuchar a Dios. Las instrucciones de Dios informan nuestro viaje mientras llevamos a otros a un lugar de misión y propósito. Sin la dirección de Dios, nos quedamos con nuestros propios dispositivos, que a menudo resultan inútiles. La voz de Dios trae discernimiento, dirección, estrategia, sabiduría, corrección e incluso consuelo. Escuchar a Dios es esencial para nuestro liderazgo y para la misión de la Iglesia.

Tómese el tiempo AHORA para ir y ESCUCHAR.

The following two tabs change content below.
Deb Hinkel

Deb Hinkel

Director of Spiritual Formation at Hershey Free
Deb Hinkel is the Director of Spiritual Formation and Family Ministry at Hershey Free Church. She joined the church’s staff in 2015 after spending fourteen years as an assistant professor in the Church and Ministry Leadership department at Lancaster Bible College. Deb holds a Master of Arts degree in Ministry from Lancaster Bible College; and prior to her work there, she spent fifteen years in church ministry, developing programs in Christian education, children’s ministry, and women’s ministry.
Deb Hinkel

Latest posts by Deb Hinkel (see all)

1 Comment

  1. Avatar Juan CRamirez on February 19, 2020 at 3:01 pm

    THANK YOU!

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.