En solo unos segundos en las redes sociales, los pastores pueden descubrir mucho sobre los miembros de su iglesia. Podemos aprender todo sobre los logros de sus hijos, lo que cenaron anoche e incluso, si te interesa saberlo (a mí no), lo intuitivos que son sus gatos. También podemos descubrir cuán diversas u homogéneas son nuestras iglesias al observar a los miembros en línea. Sus portafolios, publicaciones y comentarios indicarán cómo se sienten sobre temas como tensiones raciales, desafíos económicos, campañas políticas o pandemias mundiales. Puede ser un ejercicio muy esclarecedor (y aterrador) si te atreves a realizarlo.

En mi propia familia de la iglesia de Staten Island, los desafíos del año pasado han puesto al descubierto una amplia variedad de posiciones políticas e ideológicas. Estas diferencias se han extendido a debates en línea (más como los debacle) con etiquetas como “supremacistas blanco” y “asesino de bebés” que se utilizan para describir a los miembros de la iglesia en función de sus afiliaciones políticas. En múltiples ocasiones, la furia de los miembros se dirigió hacia su pastor por no decir lo suficiente, o decir demasiado, o simplemente desafiarlos a involucrarse en estos temas con un espíritu más caritativo.

Mi pregunta permanente de 2020 fue esta: ¿Cómo trabaja un pastor para mantener “la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz …” (Efesios 4: 3) en un clima como este?

La respuesta vino, como suele suceder, al mirar a Jesús. Él da el ejemplo al cultivar la unidad auténtica dentro de una diversidad profunda. Permítanme ilustrar de una lista de los doce discípulos de Mateo 10: 2-4:

  • Simon pedro
  • Andrés
  • Santiago, hijo de Zebedeo
  • Juan
  • Philipe
  • Bartoloméo
  • Tomás
  • Mateo el recaudador de impuestos
  • Santiago, hijo de Alfeo
  • Tadeo
  • Simón el Zelote
  • Judas Iscariote

DISCÍPULOS EXTREMADAMENTE DIFERENTES

Si bien cada uno de los discípulos tenía sus propias excentricidades y peculiaridades de personalidad, la inclusión de Mateo el recaudador de impuestos y Simón el Zelote entre los doce discípulos debería llamar nuestra atención. ¿Por qué? Porque, en esa cultura y contexto, Jesús no podría haber elegido a dos hombres de extremos más alejados del espectro ideológico que estos. Esto es peor que poner a los miembros más extremistas de la organización Black Lives Matter y el movimiento Make America Great Again en el mismo grupo de trabajo, ¡simplemente una locura!

Considere que, para ser recaudador de impuestos, Mateo tuvo que vender a su familia, amigos y comunidad en lealtad al Imperio Romano que le daría la tapadera para hacerse rico mediante el fraude. No había gente más despreciada en Israel que los recaudadores de impuestos. El Talmud judío en realidad dio instrucciones sobre cómo mentir a un recaudador de impuestos, ¡porque el traidor de mala vida se lo merecía! Cuando Jesús llamó a Mateo, él era un leal a los romanos que había vendido a su pueblo para su propio beneficio personal.

Los zelotes, por otro lado, eran un grupo extremo de disidentes judíos comprometidos con el derrocamiento de la ocupación romana de Israel mediante asesinatos encubiertos de funcionarios romanos y traidores judíos, como recaudadores de impuestos). Lo único que nos dice el Nuevo Testamento sobre Simón, además de su llamado como discípulo, es que era un Zelote. Entonces, cuando Jesús llamó a Simón, él era un operativo en una organización terrorista anti-romana que llevaba a cabo ataques de guerrilla contra cualquiera que se interpusiera en su camino.

UNIDAD ENTRE LA DIVERSIDAD

¿Cómo manejó Jesús tales diferencias políticas e ideológicas dentro de sus discípulos? Jesús llamó tanto a Mateo como a Simón a “… negarse a sí mismo, tomar su cruz cada día y seguirme”. (Lucas 9:23). Así es, tanto en el siglo primero como en el siglo XXI, Jesús exige que sus discípulos abandonen nuestras afiliaciones secundarias para poder asumir nuestra afiliación principal en Su reino. Ha sido y será siempre Cristo ante todo y Cristo ante todo. La diversidad en las afiliaciones secundarias no es algo malo, por lo que para pastorear a los locos políticos debemos estar listos para desafiarlos a que dejen los teléfonos inteligentes y cierren las computadoras portátiles para que todos podamos recoger juntos el emblema del sufrimiento y la vergüenza.

¿Significa eso que ya no nos aferramos a convicciones políticas o ideológicas? ¡De ningún modo! Pero sí significa que debemos vernos unos a otros a través de la lente de Cristo Jesús y no a través de nuestras perspectivas políticas.

¿Significa eso que no nos enfrentamos cuando no amamos a Dios o al prójimo? ¡Por supuesto que no! A menudo me he preguntado si Jesús pudo haber mirado a Simón cuando dijo: “Dad a César lo que es de César …” (Marcos 12:17) para ver si el ex Zelote puso los ojos en blanco o apretó los dientes. No, Jesús no rehuyó los temas difíciles o la conversación difícil, y nosotros tampoco debemos hacerlo.

Jesús se llamó a sí mismo y pasó años invirtiendo en más de unos pocos locos políticos. Pero lo hizo con un amor ilimitado y una atención personal enfocada. Y aunque las redes sociales pueden brindarle al pastor la oportunidad de formarse opiniones sobre las personas a las que está llamado a pastorear, no ofrecen la mejor manera de conocerlas o amarlas bien. Incluso en una pandemia mundial, debemos involucrar personalmente a las personas a las que servimos en un esfuerzo por viajar con ellos en estos tiempos difíciles. Solo entonces seremos capaces de ver más allá de la política y las ideologías y amarlas verdaderamente por lo que son: las ovejas de su prado a las que tenemos el privilegio de pastorear.

The following two tabs change content below.
John Welborn
Pastor John Welborn and his wife of over 16 years, Ashley, have 4 children, Gracie (13), Eli (10), Charlie (6) and Brithney (5), as well as a black labradoodle named Maggie. John holds degrees from Liberty University and Southeastern Baptist Theological Seminary while currently pursuing a Doctor of Ministry degree in Evangelism and Church Planting. He was an itinerant evangelist before becoming Lead Pastor of Crosslink Community Church, Harrisonburg, VA, where he served for 7 years. Since January 2016, he has been serving as the Senior Pastor of Salem Church, Staten Island, New York. Pastor John loves to play golf, watch his favorite college football team, the Georgia Bulldogs, and go camping with his family.
John Welborn

Latest posts by John Welborn (see all)

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.