En los días en que vivimos, puede parecer muy difícil levantarse todas las mañanas en medio de lo que parece y se siente como un lugar desierto / el yermo. Pero como creyentes en medio de esta pandemia, no debemos permitir que el desafío de lo que enfrentamos nos tiente a desconectarnos de Dios y de los demás. Dios no envía desiertos en nuestras vidas para destruirnos, los usa para desarrollarnos para ser llenos de espíritu, más creativos y más efectivos para su obra de ministerio.

Después de que Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu Santo y fue tentado por el diablo durante 40 días y noches en el desierto de Judea, Lucas 4: 1-13 nos muestra que Jesús caminó en poder espiritual como el justo Hijo de Dios. El ejemplo de Jesús nos enseña la importancia de confiar y seguir la sabiduría de Dios en cada situación que podamos enfrentar en la vida. Siempre debemos recordarnos a nosotros mismos como creyentes que la vida nunca será fácil, pero en el nombre de Jesús tenemos la victoria.

Chuck Swindoll nos recuerda que “todos nos enfrentamos a una serie de grandes oportunidades brillantemente disfrazadas de situaciones imposibles”. Tenemos que aferrarnos a la verdad de la Biblia que nos anima a confiar en que cada vez que Dios presiona a alguien, es para definir quiénes somos en Él, al mismo tiempo que nos muestra lo que Él ha creado para que hagamos como Su iglesia y para ser testigos de su gloria.

El apóstol Pablo nos recuerda en 2 Corintios 4: 7-10,“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.”

Jesús tuvo que soportar la experiencia en el desierto porque lo posicionaría en el camino al Calvario y luego a Su Resurrección. Debemos recordarnos que somos la IGLESIA DEL DIOS VIVO y entender que incluso en medio de una crisis, Dios tiene un plan para su Iglesia. Incluso en una pandemia, todavía tenemos que caminar en Su poder y mantenernos comprometidos con Su plan, para continuar siguiendo Su Gran Comisión.

Jesús nos recuerda en Mateo 28: 18-20, que le ha dado a la iglesia su autoridad para buscar y salvar a los perdidos. Él nos dice que vayamos y hagamos discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo lo que Él nos ha mandado. En tiempos de incertidumbre, debemos mantenernos firmes en la creencia en esa bendita seguridad de que Jesús es mío y que Él tiene el control.

Tenemos que seguir luchando la buena batalla en la fe y nunca dudar del Poder de Dios para sanar, proveer y salvar a los perdidos en esta nueva normalidad temporal.

The following two tabs change content below.
Ed Harris
Edward D. Harris, Sr. is the Senior Pastor of Christ Power Church & Ministries, an urban church-ministry whose vision is to minister to the real needs of people with the authentic love and power that is found only in Jesus Christ. Pastor Ed has served as a guest speaker at the World Mission Conference and the Association of Christian School International Leadership Conference. He has been a contributing clergy member in the EFCA Today magazine featured story entitled, “Before We Say I Do” discussing the role of premarital counseling. God gave him the vision for his church-ministry in 2006 and he has serve in the work of ministry for 20+ years preaching the Gospel of Jesus Christ. He is married to Sheli Harris and they have two sons.

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.